En el centro del Océano Atlántico hace, aproximadamente, 12.900 años desapareció la Atlántida. No se han encontrado las ruinas de sus ciudades, contamos con las descripciones que le dieron forma a la leyenda y con canalizaciones de seres que, utilizando su intuición, nos cuentan como vivían, sus creencias, el desarrollo tecnológico y psíquico que alcanzaron. Basándonos en estas fuentes hemos recreado la isla nunca encontrada, y a Poseidón, su capital. Acompáñenos al corazón de estas civilizaciones desaparecidas, de la cual derivan nuestros conocimientos.

La descripción más antigua de la Atlántida es la realizada por Platón, en el Diálogo con Critias, nieto de Solón. Un gobernante griego que visitó Egipto en el año 590 A.C. recibió esta información de sacerdotes egipcios. La recreación que veremos se basa en esta descripción y en la información recopilada por seres extraordinarios, que tienen la capacidad de acceder a los Archivos Akhásicos del universo. Allí se almacena la memoria de la naturaleza, contienen todas las experiencias pasadas y presentes de todos y cada uno de los individuos de este planeta.  

Cada ser vivo está inmerso en un mar de energías, se encuentra siempre en contacto con los ritmos y armonías de todas las energías de su universo pero, sólo unos pocos son conscientes de ello. Los clarividentes usan facultades que tienen latentes todos los seres humanos, pueden percibir los canales distintos a los cinco sentidos tradicionales y captan eventos que suceden a distancia en el espacio y el tiempo, almacenados en esos Archivos Akhásicos.

001 Edgar Cayce

Edgar Cayce, un renombrado psíquico y sanador holístico, fue uno de los videntes que más información nos dejó sobre la Atlántida. Nació en EEUU. en 1877, fue un niño con una extraña habilidad, podía dormir con la cabeza en un libro y al día siguiente, al despertar, sabiendo todo su contenido. A los veintiún años perdió su voz y bajo hipnosis diagnosticó su propio problema y la manera de curarse. Así descubrió que podía diagnosticar y decir cómo curar, con lo cual, más tarde sanó a miles de personas. Cayce fue un católico convencido, siempre creyó en una inteligencia directora o primera causa de toda la creación. En esas lecturas psíquicas comenzó a aparecer información sobre las vidas pasadas de diferentes personas en la Atlántida. Cayce se convenció de que los seres humanos vuelven a nacer una y otra vez, para evolucionar espiritualmente.  

002 Helena Blavatsky

Otra de las videntes que dejó información sobre la Atlántida fue Helena Blavatsky, escribió en 1877 Isis sin velo y La Doctrina secreta, libros en los que desarrolló la historia de la humanidad desde cuando existía en un estado prefísico de ser, antes de tomar forma en la materia. Ella afirmó que sus libros están basados en un trabajo religioso de origen atlante, llamado el libro de Dzyan. Situó una cadena de diez islas en la mitad del Atlántico, donde dice que vivió la cuarta raza raíz o cuarto estado de evolución de la humanidad hasta que se hundió bajo las aguas del Atlántico hace 12.900 años.  

Otra de las fuentes sobre la Atlántida es el libro "Un habitante de dos planetas", publicado en 1899, con información canalizada por una entidad que se llamó a sí misma Filos el tibetano. Tiene la particularidad de describir de manera precisa tecnologías, que en su momento, todavía no habían sido inventadas. Afirma que los espíritus de los hombres que vivieron en la Atlántida comenzaron a regresar a la tierra desde el siglo diecinueve, en número suficiente para afectar el desarrollo tecnológico actual. Regresaron para seguir creciendo en las rondas de su evolución e ir más allá de la grandeza perdida, a medida que la mente y el alma se expanden.  

003 Gerardo Schmedling

Charles Webster, que fue llamado en su tiempo el maestro científico de lo oculto, dejó también gran cantidad de información sobre la Atlántida y la antigua Lemuria. Otro caso es el del colombiano Gerardo Schmedling, quien experimentó la muerte clínica a los veintidós años y se encontró con seres de dimensiones no físicas, desde entonces, empezó a dedicarse a los temas espirituales. Ha canalizado información sobre la estructura del universo y la ciencia del amor, con lo que reencontró las siete Leyes del universo. También utilizamos las traducciones de los textos escritos por Toth el atlante, de las hoy desaparecidas Tabletas esmeralda.

004 Las 7 leyes

Toda esta información obtenida por medios psíquicos, junto con los datos históricos suministrados por Platón nos permite ilustrar el mundo desaparecido de la Atlántida, para sacarlo de las aguas de la inconsciencia donde está sumergido.  

Platón nos cuenta que al comienzo de los tiempos, después de la victoria sobre los titanes y Píloros, Zeus, Hades y Poseidón, se dividieron y se repartieron el mundo. Le correspondió a Poseidón el gobierno de las aguas y la isla de la Atlántida. Allí vivían los mortales Elenor y Leusipa con Clitos, su única hija, de la cual se enamora perdidamente. Con ella tiene cinco parejas de mellizos, a los primeros en nacer los llamó Atlas y Gadeiros, el mismo nombre que llevan los dos volcanes gemelos que dominaban la isla.  

005 Atlas y Gadeiros

Atlas el primogénito se convirtió en el primer Reish (rey) de la isla y llamó con su nombre Atlántico el océano que la rodeaba. Tuvo con Pleyone siete hijas: Maya, Merope, Asterope, Taygeta, Celaeno, Electra y Alcione, las siete atlantes que los griegos llamaron las Pléyades, a cada una le correspondió una de las islas de la Atlántida. Otro hijo de Poseidón con Euriana, Orión el gigante cazador de enamora de ellas pero, cuenta la leyenda, que ellas prefirieron morir ahogadas bajo las aguas antes que ceder a sus pretensiones.  

006 Las Pleiades

Las Pléyades

Así aparece la constelación de Orión, llamada Tamús por los caldeos y Sajú por los egipcios, que persigue eternamente por la bóveda celeste a las siete hermanas, el cúmulo de siete estrellas de la constelación de Tauro. Comienza así la monarquía atlante, que por muchos miles de años fue de carácter hereditario, aunque más tarde, con la evolución de su sociedad se comenzó a elegir al Reish (rey) por votación popular. Se escogía entre los siete Richis u hombres más sabios de la Atlántida a quien gobernaría hasta su muerte. Platón sitúa a la cadena de islas que formaron la Atlántida más allá del Mediterráneo, después de las columnas de Hércules, que se encontraban en el estrecho de Gibraltar.  

007 Constelacion OrionConstelación de Orión

Al movernos verticalmente por el planeta sobre la línea de 45º de longitud al oeste del meridiano de Greenwich, partiendo del ecuador se llega a los 25º de latitud norte un poco más arriba del trópico de Cáncer. Sobre el meridiano de los 65º de longitud oeste se encuentran las islas Bermudas, por el lado derecho sobre el meridiano de los 25º de longitud se encuentran las islas Azores.

008 45 Longitud 25 Latitud

Entre estos dos extremos se encuentran los límites exactos de los bordes izquierdo y derecho de la cadena de las islas desaparecidas, a los 50º y 40º de longitud. La Atlántida se encontraba directamente encima de la fractura de Atlantis, la grieta del Atlántico medio, cuya existencia predijo Elena Blavatsky en 1877. Esta grieta separa la placa tectónica que soporta el continente Suramericano de la placa que soporta a África, y la placa de Norteamérica de la placa tectónica Euroasiática, allí también confluye la pequeña placa del Caribe. 

009 Grieta Atlantico Medio       010 Placas tectonicas

Los mayores movimientos terremotos y volcanes de la tierra se registran en los bordes de estas placas tectónicas y de las otras que forman la corteza que contiene el magma semilíquido, alrededor del núcleo sólido del planeta. En la confluencia de estas placas tectónicas desapareció la Atlántida, hace 12.900 años, fue en el cambio de ciclo que ocasionó el diluvio universal, Allí en el centro del Océano Atlántico y durante 25.920 años, existieron nueve islas pequeñas alrededor de una gran isla, la Atlántida. Poseidonis la capital del imperio se encontraba en el centro de la larga playa, al sur de la isla. Al norte la isla de Undu, al sur Osouor, al oeste Terna y Talchis la isla de los metales, de las minas de latón, oro y cobre estaba situada la ciudad de Marzeus. Era el centro industrial de la Atlántida. Allí se fabricaban con altísima tecnología los productos necesarios con economía de escala, energía y materia prima inmediata.  

011 9 islas Atlantida       012 Ciudades Atlantida
Las 9 islas de la Atlántida Las ciudades más importantes

Al sur de la gran isla estaba Namaki, Ruta, Nomea, Harian y Ok, en estas diez islas se encontraba el centro neurálgico de la civilización atlante, que tenía colonias en todos los sitios habitados del mundo, sobre el trópico del planeta. La Atlántida tenía una altísima cordillera con nieves perpetuas. Los montes Meru que abrazaban la isla mayor protegiéndola de los vientos y del hielo de los continentes del norte. Coronados por dos volcanes gemelos Atlas y Gadeiros, eran como dos pilares que sostenían el cielo de la isla.

013a Colonia Osirion        013b Colonia Rama
013c Colonia China Tailandia 013d Colonia Titicaca

Son los gemelos que aparecen en todas las culturas como Rómulo y Remo, fundadores de Roma, o los Asmis hindúes hijos del sol y del cielo, o Rama y Krishna, Chiva y Vitra Seth y Osiris para los egipcios, conmemorados en los obeliscos, que se colocan en la entrada de todos los templos. En el centro de la isla, una gran planicie levemente elevada sobre el mar, que formaba una suave y larga playa sobre las cálidas aguas del Atlántico.  

De las nieves en las montañas, de la cumbre de Atlas bajaba un gran río, el Parfa y cientos de riachuelos generando en el clima tropical una temperatura muy agradable. Una serie de cataratas oxigenaban el agua limpia y pura, que cayendo de las grandes alturas se convertía en el gran río Parfa, que luego era sabiamente aprovechado por los atlantes. En la montaña, el gran lago de Incaal almacenaba el agua, haciendo de enorme reserva de agua potable. 

 El río Parfa llegaba a una enorme red reticulada con miles de kilómetros de canales, que irrigaban con agua dulce aún en verano la gigantesca planicie de tierra fértil. Los canales eran navegables y en los comienzos de su civilización, cuando aún no se había descubierto la anti-gravedad y el transporte aéreo, eran su principal vía de transporte. La enorme planicie estaba dividida en forma de cuadrícula, formándose 600 cleros o cuadrados que permitían regar la tierra que se cultivaba intensamente. Se recogía en dos cosechas al año suficiente comida para toda la población de la isla y sobraba una gran cantidad que se exportaba a las lejanas colonias, en los otros continentes. También se alimentaba una gran cantidad de animales en estado salvaje y domésticos, todos encontraban alimentos y pastos de sobra, aún los que se encontraban en las montañas.  

014 Red CanalesRed de canales y cleros

En la isla había miles de elefantes que convivían pacíficamente con toros, monos y todo tipo de aves y pájaros exóticos. Además de todo esto, producían los perfumes, que embalsaman el ambiente en todas partes, procedente de raíces, hierbas y árboles de incienso, destilados por las flores y las frutas. Una variedad de flores llenaba de colorido las cañadas y riachuelos y todo tipo de frutas como cocos, piñas, papayas y mangos, servían de alimento en cantidades incontables. La isla favorecida por el sol tropical prodigaba sus tesoros con abundancia, en momentos en que la mayoría del planeta se encontraba cubierto de hielo. La enorme planicie totalmente irrigada era cultivada intensamente y miles de palmeras se mecían con el viento.  

Con los estándares de hoy podría producir una cosecha de unos 15 millones de toneladas de arroz, además de otros cultivos adicionales suficientes para alimentar una población de treinta millones de personas y tener sobrantes para exportar. Al norte frente la central Atlántida, en la pequeña isla con forma casi circular, que se llamaba Untl, vivían los maestros sobrevivientes de la antigua escuela Lemuriana de misterios de Naacal. Tenían su centro de enseñanza y su templo al frente, en la isla de la Atlántida, en lo más alto del monte Meru, entre las cumbres de Atlas y Gadeiros dominando la ciudad de Poseidonis.  

Allí a la sombra de los volcanes, los atlantes construyeron la escuela de misterios de Naacal. Era el colegio de los sacerdotes atlantes. De allí se derivaron la escuela de Babilonia de misterios, la escuela egipcia de misterios del ojo derecho de Horus y los Esenios, en medio de los cuales nació mucho más tarde Jesús. La dirigía un ser con altísima energía, un gran maestro, el Incaalis o sumo sacerdote. Era reverenciado y escuchado por todos los atlantes, también, era el encargado de las comunicaciones con otras entidades de los planos no físicos y con otras culturas de la galaxia. En la escuela de Naacal se enseñaba la religión, conocimiento a los estudiantes llamados Incaalines, era una manera de entender el universo utilizando la intuición, la ciencia, el arte, la astronomía y la medicina eran aspecto de una misma cosa, que era la religión conocimiento. En la Atlántida la educación era suministrada por el estado, cada niño recibía la educación más apropiada para sus habilidades y gustos. Se enseñaba a todos química, matemáticas, astronomía y sanación magnética. Se desarrollaba en los niños facultades psíquicas y el manejo de las fuerzas escondidas de la naturaleza, las propiedades ocultas de las plantas y los procesos de transmutación alquimista.  

Todo atlante a los dieciséis años tenía la opción de entrar a la escuela de sacerdotes de Naacal o, a la Escuela de Ciencias: Xloqulthlon, donde estudiaba durante siete años las materias que le interesaban como agricultura, mecánica, pesca o caza. Los atlantes sabían que el cerebro tiene dos mitades que son virtualmente imágenes espejo la una de la otra, pero que tienen funciones distintas.

015 Hemisferios cerebro

El lado izquierdo del cerebro controla la función del habla, la lógica y la razón, es la parte científica de cada ser humano. El lado derecho reconoce formas, patrones y sonidos, es el artista que vive en las sombras y sólo reconocemos su existencia en momentos profunda relajación o de inspiración. La civilización atlante basó su percepción del universo en el lado derecho del cerebro, en la intuición que capta los objetos como un todo. Este tipo de entendimiento llamado lunar y produce una visión integrada de toda la realidad.  

016a Lunar

Sin embargo, al final del gran ciclo comenzó a predominar el pensamiento científico y racional, transformándose en una civilización que comenzó a operar desde el lado izquierdo del cerebro, que funciona con palabras, conceptos, fragmentando y analizando el objeto que se quiere conocer. Esta manera de entender el universo es llamada solar y está basada en la razón, es una forma más estrecha de conciencia, resultado de abandonar el uso del lado derecho del cerebro.  

016b Solar

La religión universal centrada en la luna, la Diosa blanca, es reemplazada por el dios sol Apolo, símbolo de la ciencia y la racionalidad. Los pensamientos son eventos electromagnéticos de muy corta duración, que suceden en el sistema neurológico, en esa corriente de pensamientos la mente se enfoca en una dirección determinada y al hacerlo aparece una imagen. Esta imagen afecta al cerebro produciendo cambios en el sistema nervioso y en sus químicos, influyendo la forma en que se siente. Las emociones afectan directamente los sistemas musculares, hormonales, las decisiones y comportamientos. Es por eso que las imágenes que aparecen en la mente escogidas conscientemente o no afectan al estado físico, las emociones, las decisiones, las acciones y los pensamientos.  

Son entonces muy importantes para la armonía y la felicidad. Los atlantes utilizaron imágenes metafóricas para guiar la corriente de pensamientos enfocando la conciencia hacia la armonía, estas imágenes metafóricas son llamadas jeroglíficos. Eran ilustraciones muy sencillas y abstractas que permitían comunicar instantáneamente muchas cosas a la vez. Este dibujo es captado por el lado derecho del cerebro transmitiendo un significado común junto con todas las ideas conectadas con él. La ilustración transmite todo lo que significa el objeto, como si hubiera enseñado lo que representa, para qué sirve, quién lo hace y cómo se utiliza. Al conectar muchas ideas simultáneas se evoca, inmediatamente, la realidad interna de cada individuo que comprende entonces la idea representada en el dibujo  

Esta manera de comunicación en imágenes no en palabras es la base de la telepatía, que es una facultad del lado derecho del cerebro. Una civilización que se comunica de esta manera puede acceder más fácilmente a niveles superiores de energía. La palabra es una colección de letras y sílabas que capta el lado izquierdo del cerebro basada en el lenguaje humano, en vez de dibujos de objetos. Un símbolo representa a cada sílaba y cada palabra designa un objeto, que se expresa en un solo concepto congelado. La escritura de sílabas, que se supone, fue uno de los adelantos más importantes en la historia del hombre apareció al abandonarse un sistema basado en el lado derecho del cerebro, que utilizaba las imágenes para conectar muchas ideas simultáneamente.  

Ese fue, realmente, el significado de la Torre de Babel, representó la pérdida de de la comunicación a través de las imágenes, un suceso que atrasó el desarrollo de la conciencia del hombre. Esa manera lunar e intuitiva basada en el lado derecho del cerebro, combinada con la manera actual racional basada en el lado izquierdo, puede conducir al hombre a un sitio nuevo. La utilización simultánea de los dos hemisferios puede acelerar el desarrollo de su conciencia y conducirlo a elevadísimos niveles de energía.  

Ese fue el caso de los mayas. Seguramente este es el propósito del universo, conducir a la humanidad de la intuición a la razón y luego a un estado simultáneo de razón e intuición. Las facultades psíquicas están ahí como herencia de la raza, esperando el esfuerzo individual para recobrarlas y darle a nuestro carácter más claridad y más poderes trascendentes. Es muy importante reconocer la existencia de un sistema de conocimiento que perciba al universo como un todo.  

Una forma distinta a la fragmentada y racional del hombre actual que no le permite encontrar el sentido a la vida. Esa es una de las conexiones que debemos hacer con los atlantes, para aprovechar las experiencias pasadas, que son como el agua que fluye en la mente de la humanidad.

017  Razon mas Intuicion       016c Tercer Ojo

A través de los canales de riego que bordeaban los campos cultivados o los pastos con ganado y ovejas, el agua del río Parfa llegaba hasta el anillo exterior de la ciudad circular de Poseidonis, tenía treinta kilómetros de diámetro. La ciudad estaba diseñada cómo una sucesión de anillos circulares de tierra y agua comunicados por diez puentes colgantes. Cuatro puentes colgantes comunicaban el campo con la ciudad atravesando la muralla circular exterior de bronce, que conformaba las gradas de un enorme hipódromo, que le daba la vuelta a todo el anillo y proporcionaba una vasta carrera a las competiciones de caballos y jinetes.  

Protegida por las murallas de metal y entre anillos de agua, en su interior se encontraba la ciudadela real y miles de viviendas, que en medio de jardines y piscinas giraban alrededor del núcleo central de la ciudad. Sus conocimientos de la transmutación de elementos y metales y las grandes minas en la isla de Tarshis permitieron la utilización en gran escala de metales en la arquitectura. Los edificios eran construcciones de grandes proporciones, muchos de los cuales tenían jardines en sus cubiertas, había fuentes en todas partes, muchas de las casas tenían forma de domos y de conos que terminaban como agujas. Cuatro puentes colgantes de auricalco conducían al segundo anillo de tierra que tenía medio kilómetro de ancho, allí entre jardines y fuentes construyeron templos piramidales y viviendas.  

018 Viviendas Domo

Estaban la mayoría de las casas de los oficiales de la corte y el palacio de los extranjeros, donde se alojaban los forasteros por cuenta del gobierno, mientras decidieran permanecer en Poseidonis. Otro puente colgante de gigantescas torres de auricalco atravesaba el último canal con agua que rodeaba el complejo, llegando a una gran plaza por una amplia avenida. En el centro, dominando la ciudad sobre una planicie circular, de un kilómetro de diámetro, se encontraba el templo sagrado del Inkaliclon, construido en granito blanco pulido que destellaba al sol. Era la fuerza central de la experiencia atlante, una reluciente pirámide de 150m. de alto rematado por un piramidón de oro y cristal rodeada por un gran bosque de milenarios cedros y palmeras.  

019  min 30 Piramide central Poseidon

Enmarcando el acceso al templo dos altísimos obeliscos de oro, donde estaban inscritas las Leyes que regulaban su sociedad. Al lado derecho estaba el palacio de Nagacoe, el mismo sitio donde el dios Poseidón, también llamado Neptuno por los romanos, junto a Clitos la mujer mortal engendraron el linaje de los diez príncipes atlantes. Allí en un palacio hecho totalmente de oro rodeado de jardines y plazas continuaba viviendo el Reihs (rey) de la Atlántida. Al lado izquierdo de la plaza, las enormes cúpulas que contenían termas de los baños públicos de las nereidas con sus cámaras hirvientes y sus heladas piscinas.  

En el gran templo de Inkaliclon cabían setenta y cinco mil personas. Estaba dedicado al Incaal, el punto neutro entre las fuerzas negativa y positiva, el punto cero de la polaridad. La pirámide en su interior semejaba a una enorme gruta natural con doradas estalactitas y su parte superior remataba en una estructura de oro y cristal por donde entraban los rayos del sol.  

El aire era menos denso como si las alturas hubieran descendido a un nivel inferior, una suave y permanente luz blanca que no parecía emanar de ningún sitio iluminaba el techo de cristales, llenándolo de miles de brillos y destellos. En todo el centro de la gigantesca pirámide flotando sobre una plataforma compuesta por dos triángulos equiláteros interceptados de vaquerita roja se encontraba un gigantesco cubo de cristal de cuarzo. Lo llamaban Tuahoy o el cristal del fuego de la muerte. Sobre su cara superior flameaba una enorme luz blanca con forma de lanza que se elevaba con su intenso poder hacia la punta de la pirámide. La luz que emanaba no producía calor, no era alimentada por ningún combustible, aceite ni corriente eléctrica y, sin embargo, llevaba siglos prendida.

020 Cubo cristal cuarzo

Era un vórtice energético, una puerta de comunicación interdimensioanl, a través del cual, da la fuerza primaria de vida como un rayo de luz que atraviesa un prisma se manifestaba en el mundo físico de las formas. A través de este enorme cristal, los atlantes se comunicaron con las dimensiones superiores. Comunicaba la infinito con lo finito. Era una puerta que conducía a la dimensión que cada alma debe descubrir por si misma en el momento de su muerte. La luz ódica emanaba del cubo, desintegraba en el acto cualquier objeto o ser vivo que la tocara, era el principio mayor que contiene a todas las fuerzas inferiores. Cuando se ponen en contacto, instantáneamente, lo inferior desaparece y la energía que le daba forma o fuerza regresa a la suma indivisa del todo.  

En el centro del Inkaliclon, en el centro de Poseidonis, se realizaba la ceremonia de la muerte para todos los atlantes. El cuerpo físico de los que morían era colocado sobre el tetraedro de vaquerita bajo el cubo de cristal, elevándolo suavemente hasta la luz que la luz ódica lo tocaba, desintegrándose instantáneamente al entrar en contacto con el fuego de la muerte. De esa manera la luz del cristal desintegraba simultáneamente el cuerpo físico y cuerpo astral, donde residen los archivos de la personalidad temporal del atlante que acababa de morir. Quedaba así el espíritu libre para continuar su viaje evolutivo dirigiéndose al cielo, a su Devachan particular, como lo llamaban ellos.  

Allí permanecerá ochenta días por cada día vivido en la tierra antes de reencarnar en un plano de progreso más elevado, muchas vidas engarzadas como cuentas en el cordón de plata del espíritu individual. Las cenizas de los que morían lejos de Poseidonis eran traídas y arrojadas a la luz, pues se consideraba una terrible calamidad no pasar por la puerta dimensional. Creían que un espíritu no liberado de sus cuerpos por la luz del Incaal provocaba innecesariamente su estadía en el plano físico, alimentándose de la energía magnética que emitía un ser querido que no aceptara la muerte ocurrida. También, así evitaban que el cuerpo astral con su personalidad temporal y sus registros de memoria no desintegrados todavía, pudiera comunicarse con un mediun en trance al transferirle su fuerza vital en un proceso galvánico impidiendo su viaje al cielo, al Devachan.  

El espíritu libre de los cuerpos astral y físico sale del mundo de las causas para llegar al mundo de los efectos, a su cielo particular, el Devachan, un mundo distinto creado por la fantasía de cada individuo. En la dimensión vibracional del espíritu se forma una realidad sugestiva e independiente para cada ser. En el cielo no reinan las Leyes de la Naturaleza física pero, al encontrar allí la conciencia del hombre se lo percibe como un mundo real. Así se pasa del estado llamado vida al Devayan o Nirvana. El cielo se forma a partir de los lugares conocidos durante la vida terrenal, transformados en visiones maravillosas. Allí apaciblemente rodeado de las cosas que más le gustan, el hombre vuelve a vivir lo experimentado en la vida terrenal pero con resultados siempre perfectos.  

Todas las personas quel conoció actúan como él quiso que hubieran actuado, todos existen allí para producir alegría al personaje central en su cielo particular, para convertir en realidades sus deseos más queridos en la tierra. El cielo extrae las escenas de lo vivido en la tierra, son la base de lo que se experimenta. Se vuelve a vivir sin las limitaciones experimentadas en la vida, se produce un encuentro con los seres amados idealizados. El padre ideal, la madre ideal, los amigos que sólo producen alegría, se vuelve a crecer en medio de total libertad, todo sucede sin dolor, ni pena, ni enfermedad, ni angustia. Porque esas son condiciones terrenales que forzosamente, quedan en la tierra.  

La permanencia en el cielo reviviendo las experiencias con los resultados siempre deseados sólo obteniendo recompensas y felicidad, permite al espíritu comparar las dos situaciones. Las que vivió en la tierra con resultados de miedo, sufrimiento, angustia, dolor o pena. Las revividas en el cielo siempre con resultados de amor, paz, armonía, abundancia y felicidad. Al comparar cada experiencia revivida en el cielo con la vida en la tierra se logra comprender porqué se sufrió y el espíritu se vuelve más flexible, más abierto y tolerante. Así, el espíritu eterno de cada hombre asimila y comprende lo experimentado por su personalidad temporal, en los eventos que le sucedieron en la vida que acaba de abandonar. Cada ser cosecha lo que sembró y se transforma, evolucionando en su conciencia sobre el universo. Con estas comprensiones se asciende a un peldaño en el desarrollo de la conciencia.

Lo comprendido pasa a formar parte de las cualidades que tendrá la nueva personalidad temporal en una nueva vida, cada vez más feliz, más armoniosa, más cerca de Dios. Una mañana cuando las experiencias revividas se han convertido en comprensiones sobre el universo, convirtiéndose en rasgos de carácter de la nueva personalidad, el cielo desaparece, se vuelve a dormir y se despierta en la tierra.  

El conocimiento y la comprensión de las Leyes Universales dan herramientas a cada ser humano, para llenar su vida presente de armonía y felicidad. Hemos profundizado en las dos primeras leyes de la pirámide. La Ley de la Naturaleza codifica en el ADN de los distintos seres y cómo se van a desarrollar sus cuerpos físicos y las conductas instintivas para generar, mantener y defender su vida. La Ley de Armonía regula los ciclos de todo lo que existe para permitir que toda la diversidad del universo conviva simultáneamente. Analizaremos la tercera ley, la Ley de Correspondencia, la ley del orden, es la que organiza dónde, cuando, cómo, a quién y hasta cuando corresponde vivir una experiencia determinada.  

004 Las 7 leyes

Los seres humanos se encuentran en distintos niveles de evolución espiritual, dependiendo del número de experiencias vividas desde su emanación de Dios y de la comprensión que haya adquirido de ellas. Cada vida es un curso de aprendizaje, cada vez que se tienen experiencias más complejas y se va ascendiendo en las jerárquicas del universo hasta regresar a Dios.  

En el primer nivel de conciencia se viven experiencias que permite aprender y a controlar los instintos agresivos y las emociones animales.  

En el segundo nivel se desarrolla los sentimientos y la sensibilidad a través de experiencia para aprender el valor de la vida.  

En el tercer nivel se aprende que para ser feliz es necesario tener relaciones armónicas con los demás. La mayoría de las experiencias de los seres actualmente encarnados sobre la tierra son para aprender el respeto y la tolerancia. La humanidad se encuentra en el amanecer de la galaxia, a punto de entrar al cuarto nivel de conciencia, donde el respeto y la tolerancia encontrados permitan una nueva era de armonía, paz y felicidad. En este nivel se comprenden las Leyes Universales. Se aprende a asumir las decisiones, se aceptan todos los eventos de la vida como parte de un proceso de aprendizaje, no se culpa ni se juzga a nadie por lo que sucede.  

El planeta tierra está diseñado para contener los primeros niveles de evolución de conciencia del universo. La Ley de Correspondencia determina el lugar de nacimiento y cuáles son las condiciones socio culturales necesarias para producir las experiencias de aprendizaje que corresponden al individuo que va a encarnarse, según cual sea el nivel en que se encuentre. Determina también la familia en que se nace, teniendo en cuenta que debe tener un nivel de conciencia similar al de su propio desarrollo, también define qué tipo de cuerpo o sexo le corresponde experimentar en esta nueva vida, para facilitar las experiencias que necesita atravesar para evolucionar. Si comparamos nuestra experiencia en la tierra con la estructura de un colegio veremos que hay alumnos en distintos niveles, cada uno con materias, profesores, compañeros y salones distintos, cada uno en su nivel correspondiente.  

No es injusto encontrarse en primer grado y no en sexto, sino que esto depende de cada nivel de evolución. No existe entonces la injusticia, sólo una correspondencia entre el nivel de evolución de la conciencia con la circunstancias que se viven. A cada quien le corresponde lo que le sucede en la vida y cada quien tiene exactamente lo que necesita para aprender, lo que vino a aprender en el presente. En el ejemplo del colegio la Ley de Correspondencia determina qué materias o experiencias son las que el estudiante debe vivir, para poder seguir avanzando en su comprensión sobre la vida. Crea las circunstancias para que se manifieste un evento determinado en un lugar definido, de manera que, al afectar a una serie de personas les permita aumentar su comprensión sobre el universo. Esta ley se puede reconocer si se observa que el planeta no es uniforme sino que tiene distintos climas, distintas sociedades, distintos niveles de respeto y conciencia en sus habitantes.  

022 Cuarto nivel de conciencia

Si algo sucede en alguna parte es porque corresponde que así sea, la casualidad no existe, destruiría el universo, cada ser puede escoger entre aceptar todos los eventos de la vida como necesarios para la evolución espiritual, o luchar contra ellos y colocarse en un camino de sufrimiento si no acepta lo que sucede. Cuando una persona ya no puede aprender más de un lugar en circunstancia se produce un cambio de situación que lo lleva a un nuevo proceso de aprendizaje. Siempre sucede lo que tiene que suceder y lo que no, no sucede, por eso no hay nada que temer.   La Ley de Correspondencia regula el destino de cada ser, determinando las experiencias que debe vivir para comprender algo que permita a su conciencia evolucionar, haciéndolo más sabio. Todo los seres humanos se encuentran en el colegio de la vida para ir aprendiendo gradualmente, esto, se logra a través de sucesivas vivencias, correspondientes con el nivel de su evolución. A medida que se asciende en la comprensión las experiencias van cambiando, la evolución es un proceso gradual que permite comprender que todo sucede por amor, en un proceso definido por las Leyes Universales.

Información adicional